Siempre que tenemos una propiedad que hace parte de nuestro patrimonio personal y queremos que nos genere dinero; pensamos en venderla o alquilarla. Pero realizar cualquiera de estos dos procesos no es para nada fácil ni sencillo, como cualquiera puede suponer.

Alquilar el inmueble es una buena opción por varias razones: la primera de ellas porque la propiedad seguirá estando bajo tu posesión y te comenzará a producir un ingreso mensual que te puede traer mucho bienestar o tranquilidad económica con el pasar del tiempo.

Sin embargo, alquilar también tiene sus contras: tendrás que estar pendiente de tu arriendo para que los arrendatarios le den el uso adecuado para la cual se destinó. Deberás, además, estar pendiente de los pagos mensuales contraídos con el cliente y asegurarte que los arrendatarios cumplan con las normas de convivencia en el sector.

Por otra parte, vender puede ser una excelente opción cuando lo que se busca es generar rápidamente una cuantiosa suma de dinero o conseguir un capital que sirva de base para futuras inversiones.

Aunque, vender un título también significa que dejarás de ser el propietario del inmueble y si no manejas bien el dinero podrías presentar pérdidas económicas o patrimoniales rápidamente.

Por eso, hoy te traemos las 10 reglas de oro que debes conocer para alquilar o vender tu inmueble ¿Estás preparado?

  1. Iniciemos por el Avalúo ¿Qué es o de qué trata?

El avalúo es el proceso que deberás realizar para que el trámite de compraventa de tu bien inmueble obtenga el mayor beneficio o el mejor de los resultados. Por eso, en https://www.davidvengo.es queremos que dejes atrás todas tus dudas sobre el precio real de tu propiedad y pongas en nuestras manos todo el proceso de venta de tu patrimonio.

Avaluar significa valorar o señalar el precio de un bien inmueble. Para hacerlo, entran en juego ciertos factores de peso que debes considerar, tales como: las características de la vivienda en general, su tiempo de construcción, los materiales utilizados en su fabricación, la ubicación de la misma; así como la zona donde está ubicada y los índices delictivos que presenta el lugar.

Se le suman, además, los servicios públicos con los que cuenta, el área de construcción, las zonas verdes que la rodean, los negocios que la circundan y el fácil acceso que tiene el sitio para ingresar a ella.

Avalorar no solo es conveniente para vender una construcción, sino también para aspirar a un crédito bancario o al momento de asegurar tu inmueble. Sirve además para determinar la base gravable del impuesto predial o para fijar el precio real en caso de un posible embargo.

Y en cuanto al arrendamiento, valorizar tu propiedad te permitirá establecer el precio de renta; ya que un alquiler no puede excederse del 0,7 % del costo total de la propiedad.

Recuerda que para realizar esta valuación debes acudir a un perito; quien es la persona experta y acreditada legalmente para realizar la tasación. De hecho, dependiendo del tipo de avalúo necesitarás estimadores certificados en distintas sociedades o instituciones reglamentariamente constituidas.

  1. Realiza un Análisis Comparativo del Mercado

El Análisis Comparativo del Mercado o ACM no es otra cosa más que valorar los precios de las viviendas que están en venta o en alquiler en la actualidad; y esta es una función que cada vez cobra más importancia en el mundo de las inmobiliarias. El ACM es el servicio mediante el cual tú podrás saber, de manera inmediata, si tu propiedad es atractiva o no el mercado de bienes raíces.

A este punto es bueno diferenciar, por un lado, el ACM del Avalúo Comercial: con un Análisis tú podrás conocer la cantidad de bienes inmuebles construidos en tu sector y que están muy cerca del lugar donde se edificó tu construcción. Mientras que con un avalúo podrás determinar, según variables del entorno, si esto afecta de manera positiva o negativa el precio de la transacción.

Con el ACM tendrás una métrica del número de viviendas construidas que poseen la misma cantidad de habitaciones con las que cuenta tu bien. Por su parte, el Avalúo te plantea el valor real de una propiedad según las características físicas y topográficas que posee la vivienda.

Un ACM también refleja el número de viviendas vendidas en el sector que guardan similitud con el tipo de vivienda de tu propiedad; cosa que no se encarga de establecer un perito a través de sus avalúos.

Igualmente, con el Análisis del Mercado conocerás la evolución del precio que han tenido las viviendas que se han vendido en el sector inmobiliario a través del tiempo. De modo que estamos frente a una evaluación más profunda que no te proporciona una determinación de valía.

En síntesis, por medio de un Análisis del Mercado podrás conocer tanto las estadísticas principales del sector; como del comportamiento histórico del valor promedio que tendría el metro cuadrado de tu propiedad. Es así que a través de esta investigación tendrás un control total del valor de tu patrimonio.

  1. Aprovecha al máximo todo el potencial de tu inmueble

Si estás a punto de alquilar o vender una propiedad es importante que aproveches todo su máximo potencial a fin de maximizar el flujo de renta que podrás recibir por él. Y nos referimos, sobre todo, a los espacios funcionales del mismo.

Es muy común, sobre todo cuando se alquilan propiedades, que muchos propietarios ocupen el garaje o alguna otra habitación del inmueble para alojar algunas pertenencias personales. De este modo, estarían disminuyendo las potencialidades que tiene el bien para ofrecer mejores comodidades a los arrendatarios y, a su vez, están limitando la cantidad de dinero que pueden recibir por concepto del alquiler.

Además, muchas propiedades en venta o renta presentan detalles de construcción que afean la imagen general del inmueble y, por consiguiente, afectan el precio establecido para su arriendo o adquisición.

Es por eso que lo más recomendable es que, antes de poner una propiedad en alquiler o venta, se le hagan todas las reparaciones pendientes en aras de que no afecten el coste global del inmueble.

Esto garantiza, de por sí, un incremento en el valor del arriendo o en el precio de venta; y mejora el grado de percepción que los posibles clientes tienen del inmueble.

  1. Ten un fondo de emergencia

En nuestras vidas siempre ocurren cosas inesperadas; y las emergencias pueden estar, por lo tanto, a la orden del día. Algunas pueden costar bastante dinero y otras resolverse fácilmente. Un fondo de emergencia se aparta de tus ahorros comunes por cuanto están destinados únicamente para atender eventos fortuitos; mientras que los ahorros pueden ir destinados para realizar cualquier tipo de compra.

Tener un fondo de emergencia es una excelente opción para resolver cualquier imprevisto que se te pueda presentar con el paso del tiempo. Con un fondo de emergencia podrás realizar maniobras inmediatas que te ayudarán a solventar rápidamente cualquier situación que afecte tu inmueble.

Es así que un fondo de emergencia es esa base de dinero que puedes direccionar para cualquier tipo de circunstancia que se te presente y te evitan recurrir a otro tipo de préstamos de dinero que puedan empeorar tu situación económica, endeudándote mucho más.

Además de estabilidad financiera, contar con una reserva de dinero en efectivo para eventuales emergencias te brinda muchos beneficios tales como: te libra de tomar malas decisiones, te genera tranquilidad y te optimiza los tiempos de respuesta.

¿Pero qué tanta cantidad de dinero debo disponer para tener mi fondo de emergencia? Expertos señalan que debe estimarse entre 3 y 6 meses de los gastos promedios que se te producen al mes. Lo bueno del caso es que puedes ir ahorrándolo poco a poco, de mes a mes, hasta alcanzar la cifra propuesta.

Y como se trata de un colchón de dinero destinado únicamente para atender situaciones de emergencia, debe tener liquidez inmediata; por lo tanto, debes asegurarte que dispondrás de él justo en el momento en que lo requieras.

  1. Paga un seguro de todo riesgo

Un bien inmueble es probablemente un patrimonio que te ha costado muchísimos esfuerzos y horas hombre para obtenerlo; por lo tanto, representa una propiedad que goza de bastante apego por parte de sus propietarios.

Tener una casa o cualquier otro tipo de construcción exige muchísimos esfuerzos de parte de cada uno de sus dueños. Y ver como poco a poco se puede ir deteriorando un bien puede ser un gran foco de preocupaciones. Por tanto, pensar en un seguro contra todo riesgo puede ser la gran solución a muchos de tus problemas.

Gozar de un seguro de vivienda puede librarte de cubrir futuros daños estructurales motivados por causas humanas tales como: cortos circuitos, fugas de agua, rompimientos de cristales, accidentes por demolición o remoción de escombros, entre otros.

O por hechos naturales como incendios, rayos, huracanes, golpes de mar, marejadas, inundaciones, nevadas, tornados, sismos, terremotos o erupciones volcánicas y más.

Usualmente, el pago de indemnización por causa de siniestros corresponde al valor total de la construcción; y lo mismo aplica a los efectos de reparaciones o refacciones. Y en el caso de modificaciones, el seguro se encargará de realizar la compra e instalación de los muebles averiados, por otros de igual calidad de los que se contaba al momento del incidente.

Es preciso decir que las reintegraciones vienen dadas según la cobertura total de la suma asegurada; pero también es prudente que conozcas cuáles son las exclusiones por las cuales el seguro contratado no cubre las afectaciones que pueda sufrir el inmueble.

  1. Pide un amarre

O en el caso del arriendo exige un depósito de 3 meses de adelanto. Este desembolso de dinero te proporcionará cierto grado de confianza por parte de los posibles arrendatarios; debido a que al momento de concluido el contrato, te servirá para realizar cualquier tipo de reparación que, por efectos de su permanencia, haya afectado la estructura del inmueble.

Lo que se reflejará en una enorme tranquilidad por parte del propietario al momento de efectuar cualquier tipo de contratación o pago que haga para mejorar las condiciones de su bien o piso.

Por otro lado, el anticipo es el depósito que hay que dar a la hora de comprar una casa; pero de él se deslindan diversos factores que guardan relación con los ingresos que presentes o el tiempo que dediques para pagar la totalidad del inmueble.

Y, aunque no lo parezca, este es uno de los pasos, por no decir el más importante, a la hora de concretar una posible compraventa. Pedir o proporcionar un anticipo de dinero ya constituye de por sí una relación entre comprador y cliente y representa un gran compromiso entre las partes.

Si eres un prospecto a comprador, ten en cuenta que ofrecer un buen anticipo de dinero o amarre te puede presentar un gran ahorro sobre los futuros pagarés que deberás sufragar por la adquisición del inmueble; así que siempre va a ser una buena opción para tener en cuenta toda vez que vayas a iniciar un proceso de compra.

  1. Estipula los plazos

Fijar los tiempos de venta es importante porque te delimitará los procesos mediante el cual atenderás las solicitudes de los compradores o arrendatarios. Estipular plazos es organizarte y administra de la mejor manera el tiempo que le dedicarás a la venta o alquiler de tu bien.

También es trascendental porque te permite avanzar con el proceso y no quedarte estancado en tu meta de vender o arrendar tu propiedad. Ten presente que el tiempo es muy valioso tanto para ti como oferente, como para los demás como demandantes.

  1. Selecciona bien a los clientes

Tanto si vas a vender o a alquilar tu inmueble, es muy significativo que selecciones meticulosamente bien quienes serán las personas indicadas que harán uso de tu bien patrimonial.

Nuestra recomendación es que hagas un análisis de todos los pros y contras que tiene cada prospecto para que las decisiones que vayas a tomar sean las más apropiadas.

Entonces considera estudiar a fondo toda la información suministrada por tus clientes: sus datos personales, grupo familiar, formación académica, actividades laborales, referencias personales y aspiraciones o estilo de vida, así como también sus antecedentes penales; para decidir quién es el más apropiado para fijar el contrato de arrendamiento o de compraventa.

  1. Realiza una buena estrategia de márquetin

Toda vez que tienes un excelente inmueble que pones en el mercado de compra-venta, es adecuado que establezcas una buena estrategia de publicidad, promoción o marketing que te ayude a mostrar tu bien y difundir sus bondades.

Establece cuáles son tus prioridades, si alquilar o vender, y de acuerdo a este objetivo, toma las acciones más idóneas para posicionarlo en el mercado de bienes.

Actualmente existen muchos métodos que te pueden servir para conseguir un mayor alcance. Hacer uso de las redes sociales es un excelente indicador que te puede ayudar a alcanzar tus objetivos; pues su uso es gratuito y su alcance es proporcional a la cantidad de seguidores que hacen parte de tu comunidad virtual.

Apóyate en plataformas web. En internet existen innumerables portales digitales que sirven gratuitamente para la compra y venta de todo tipo de muebles o inmuebles. La buena noticia es que la gran mayoría de ellos son de fácil uso y no te piden ningún tipo de dinero adicional para promocionarte.

Entonces válete de estas buenas iniciativas que sin duda alguna te traerán excelentes beneficios a la hora de promocionar o mercadear tus bienes patrimoniales.

En el mayor de los casos, puedes optar por crear campañas de publicidad paga en redes sociales, portales web o motores de búsqueda para llegar directamente a tu público objetivo. O simplemente, acude a los mejores especialistas que te facilitarán todo el proceso de alquiler o venta de tu propiedad. Entonces:

  1. Busca asesoría especializada

¡Es todo lo mejor que puedes hacer en este proceso! Contar con los mejores especialistas en el área es asegurarte el éxito financiero a causa de la venta o alquiler de tu inmueble.

Significa que no tendrás que preocuparte por ningún proceso ni dedicarte 24/7 a la búsqueda de tus mejores prospectos. Gracias a un especialista podrás sacarle el máximo provecho a tu arriendo o venta y evitarte todo el papeleo que acarrea el proceso de transacción de propiedades.

Por eso, en www.davidvengo.es queremos ofrecerte en todo momento los mejores servicios inmobiliarios para que todos los procesos que emprendas adquieran los resultados que tanto has deseado.

Confía en nosotros y prepárate a recibir las máximas ganancias gracias a tus bienes patrimoniales que con tanto esfuerzo has fabricado. DavidVengo.es es tu alternativa más confiable para vender propiedades y para generar los mayores ingresos a corto, mediano o largo plazo.

¡Contáctanos! Estamos ubicados en la Avenida Loma de Cuenca 232, 29580, Cártama, provincia de Málaga, España; o escríbanos directamente al número de WhatsApp +49 15166857912. En David Vengo, Inmuebles para todos, somos tu aliado de confianza a la hora de vender, comprar o alquilar tu bien inmueble.

Si, quiero la guía gratuita

Introduce tu email abajo y haz clic en el botón para descargar la guía.

Aviso Legal

¡Ya casi está! Revisa tu buzón de correo y confirma tu suscripción para descargar el ebook. Si no ves tu email, revisa las bandejas de spam o correo no deseado.

WhatsApp chat